7 may. 2014

Entrevista con Graciela Ramos

¿Cómo conocí a Graciela Ramos?

Simple, viendo “7 puentes con Tamara” un excelente programa de televisión cordobés que se emitió hace unos meses (y que ahora tiene su segundo ciclo en el aire, todos los martes después de la medianoche), eso le puso rostro a un nombre que sonaba fuerte en las librerías.

Esta escritora de sonrisa franca y  abundante cabello oscuro nació en Devoto, pero la vida la llevó a vivir en una hermosa casa en Villa Allende, donde la rodea la naturaleza. Amante de la cocina y la escritura, su prosa
ha enamorado a todo el país.

CHB.: Hola, Graciela. Usted es Egresada de la Universidad Católica de Córdoba con un título en Gestión Gerencial ¿Cómo pasó de estudiar esa carrera y trabajar en empresas a ser escritora? ¿En qué momento y por qué decidió empezar a caminar por la senda de las palabras?

A pesar de que siempre escribí. De algo tenía que vivir. Así que estudié y trabajé para ello. Teniendo en cuenta el “deber ser” y no el “ser”. Me fue muy bien en mi trabajo y terminé liderando empresas multinacionales. Pero muy triste a partir de el día que nacieron mis hijos. Yo viajaba mucho y compartía poco con ellos. Fueron mis ángeles. Me ayudaron a tomar la decisión de dejar todo y quedarme en casa con ellos. Allí nace mi primer libro “el Juego de la conciencia” por supuesto, no paré nunca más…


CHB.: ¿Se considera una buena lectora? ¿Cree que es fundamental para un escritor leer constantemente?

Creo que toda aquella persona que lee mucho, en algún momento tiene deseos de escribir. Si leo  mucho, y de todo. Acabo de terminar de leer “El Principito” un hermoso libro que recomiendo a todo el mundo leer. Este autor con pocas y sencillas palabras pone en nuestras manos una historia de vida y de conocimiento del ser que me parece tan hermosa y útil en estos tiempos de tanto stress que transitamos. Lo recomiendo. Cuando era chica iba a la biblioteca de mi pueblo, y leía a Isaac Asimow, Corín Tellado (me encantaba) y Nietzsche. De lo más variadito. Ahora estoy en un paraíso leyendo novelas de todas mis amigas.  Me gusta mucho  leer libros de autoayuda.

CHB.: ¿Hay algún libro que recuerde con cariño o que disfrute releyendo?

La verdad es que vivo releyendo libros. Hace poco tuve ganas de volver a leer a Cortázar. No tengo un libro especial. Ellos llegan a  mí en momentos determinados, luego yo los vuelvo a leer cuando tengo necesidad de ellos. Ese es uno de los motivos que me ha convertido en un ser egoísta. No me gusta prestar los libros. Porque cuando quiero leerlos nuevamente. No los tengo y…. bueno. Ya sabes.

CHB.: ¿Prefiere leer autores argentino o extranjeros?
Prefiero leer autores argentinos y luego todo lo que llegue a mis manos. Por lo general cuando voy a una librería no tengo idea lo que voy a llevar. Me gusta estar ahí. Oler los libros, elegirlos tranquila. Verlos… Mis géneros preferidos para leer, novelas y autoayuda.

CHB.: A la hora de escribir ¿Cómo es su rutina? ¿Tiene alguna técnica o método que siga?

            Tuve que organizar mis propias rutinas. De trabajar en una empresa muy organizada, pasar a hacerlo en mi casa y sin un método preestablecido me costó un poco.
Escribir es un oficio donde cada uno pone su impronta. En mi caso, me levanto  muy temprano y durante la mañana escribo. Si tengo que leer algo o imprimir lo hago por la tarde. Durante el proceso de investigación aprovecho para leer. Ya que cuando empiezo a escribir una novela no me queda tiempo para nada más.



CHB.: ¿Dónde anota las ideas que le llegan de repente? ¿Prefiere escribir en papel o en Word?

Prefiero y agradezco mucho escribir en esta era tecnológica. Muchas veces pienso en escritores de otras épocas donde escribían cuatrocientas hojas a mano y con pluma y tinta… Hoy resolvemos las cosas mucho más fáciles. Siempre tengo un cuadernito en la cartera. Y las ideas hacen cola en mi cabeza. Será que tanto postergue este deseo de escribir que ahora tengo tantas historias para contar…


CHB.: ¿Ha tenido dificultades para escribir, algún bloqueo? 

No jamás. No existe la hoja en blanco en mi vida. Si me falta tiempo muchas veces para poder contar todas las historias.

CHB.: Cuando termina su borrador y llega el momento de corregirlo ¿Cómo encara este proceso? ¿Lo disfruta o le resulta arduo?

La verdad, y tal vez sea por mi preparación académica, me cuesta mucho volver sobre lo mismo. Y en las correcciones volvemos y volvemos… un poco tedioso. Pero cuando veo el cambio del borrador al final, es un proceso de trabajo maravilloso. Ya que  son varias las personas que intervienen y allí empiezan a jugar todas las opiniones y la intención del autor.

CHB.: Su primera novela fue El juego de la conciencia ¿Qué la inspiró a escribirla?

Es un cuento fantástico para chicos. Creo que mi propio proceso de transformación quedó registrado allí. Arcana, la protagonista con  doce años de edad y accidentalmente viaja a su propia conciencia, que es un mundo igual que este. Allí empieza toda la aventura de conocer cómo se maneja nuestra psiquis. A pesar que la editorial dice que es un libro para chicos, yo creo que es una hermosa historia para todas las edades, ya que cuando Arcana regresa, entendió como funciona la vida.
     


CHB.: ¿Fue difícil publicarla? ¿Cómo fue el proceso?

Siempre el primer libro es un poco difícil, y más en el interior. Yo he tenido mucha suerte, no me ha costado mucho porque enseguida seleccione una editorial cordobesa, “Emporio Ediciones” que me acompañó hasta  dejarme en la puerta de otra editorial ya multinacional, “Suma de Letras”. 

CHB.: Siendo ésta una obra para chicos ¿Por qué decidió que su segunda novela fuera para adultos? ¿Qué la llevo a cambiar de género?

Fue un consejo de mi editora Tamara. Me dijo que escribiera una novela, y me mandó a mi casa. Regresé con la novela. Feliz. Eso me gusta mucho, poder escribir lo que tenga ganas en el momento que sea. No estar atada a un género determinado. Hoy estoy enamorada de la novela histórica, mañana… no sé.

CHB.: ¿Para escribir Malón de amor y muerte tuvo que investigar hechos históricos? ¿Cómo fue el proceso?

Malón de amor y muerte nació en Tulumba, un lugar precioso de nuestras sierras donde voy frecuentemente. Allí hay mucha historia y uno la puede caminar. Es maravilloso. Allí vivía  la familia Reinafè, tan implicada en nuestra historia cuando apenas salíamos de la corona española, ya empezábamos a pelear entre nosotros, unitarios y federales.
En mis paseos por Tulumba, pensaba mucho en como seria la vida de Lorenza Reinafè en esa época, con sus hermanos… Allí nace la historia de Rosalía Ramírez, la protagonista de Malón. Que este año la va a estar re-editando Suma de Letras, mi nueva editorial.



CHB.: ¿Siente que su estilo maduró al escribir Lagrimas de la revolución?

Sin dudas.  Todo el tiempo estoy tratando de aprender más. A veces estoy viendo televisión y me imagino cómo describiría alguna escena que veo. Lo  hago porque me gusta y  me gusta ofrecerle más de mí en cada libro a mis lectores.

CHB.: ¿Hay algo de usted o de algún conocido retratado en sus personajes o son totalmente ficticios? ¿Con cuál de ellos se siente más identificada?

Creo que la tinta del escritor está en todos los personajes. No me siento identificada con ninguno en particular pero me asombra escuchar a mis amigos cuando me leen y me dicen  que me leen a mí… que me pueden ver en los personajes. A pesar de que todos los personajes siempre son de ficción, hay muchas
cosas cotidianas puestas en ellos.

CHB.: Elegir el nombre para los personajes suele ser algo complicado ¿Cómo lo hace usted? ¿Sigue alguna corazonada, busca información sobre significados de los mismos, se basa en personas reales?

Ese es mi gran talón de Aquiles. Me cuestan los nombres, mis personajes son tan exquisitos. Hasta que no se sienten cómodos con los nombres no puedo arrancar. Algunas veces me ayudan los lectores, les pido nombres y ellos me mandan cantidades. Luego los investigo y en el proceso queda alguno.  Si me fijo siempre que significa el nombre, la época, el origen etimológico. Todo. A veces veo la influencia astrológica en cada uno. Pero luego, se convierten en  personajes tan completos, definidos… que todo valió la pena.

CHB.: Aparte de ser una buena escritora es una buena cocinera ¿Qué es lo que más le gusta de cocinar? ¿Cuál plato es el que mejor le sale o el qué más le gusta preparar?

La cocina me encanta, al igual que la huerta, son mis momentos especiales. Me gusta cocinar de todo, prefiero salado. Con las tortas no soy muy buena. Me gusta inventar recetas, siempre termino poniéndolas en los libros (previa adaptación a la época). Las carnes asadas con verduras son mi debilidad. Y las ensaladas.

CHB.: ¿Ha pensado en escribir un libro de cocina?

La verdad es que tengo dos hobby, la autoayuda y la cocina. Muchas veces me preguntan si voy a escribir autoayuda o libros de cocina. No  me interesa. Pongo todas las recetas en el face y las fotos de mis calabazas o platos de comidas, o frases de autoayuda porque me gusta compartirlo con mi gente y lo disfruto mucho. De la misma forma que disfruto la ficción para escribir. Por ahora, nada de eso. 

CHB.: Usted vive en una casa en las sierras, rodeada por la naturaleza ¿Por qué decidió no instalarse en una ciudad como Córdoba?

Viví en Córdoba desde el día que terminé el secundario en La Francia (pcia. de Cba.) y me vine a estudiar. No me gustan los shopping ni las grandes ciudades. Prefiero el campo. Por eso  con mi esposo decidimos mudarnos a un lugar más tranquilo para nosotros y para nuestros hijos.

CHB.: ¿Qué opina su familia sobre su carrera?

Mis hijos están felices de tener una mamá full time. Siempre me apoyaron. Al principio me acompañaban a las presentaciones, de a poco se  fueron borrando. Se aburren y empiezan a hacer travesuras, tengo varias anécdotas al respecto.

CHB.: ¿Está trabajando en algún proyecto que quiera compartir?

Estoy trabajando en una novela nueva, está casi lista. Vamos a tratar de que salga este año. Apenas tenga noticias al respecto voy a contar.
En ésta novela que transita fines del siglo dieciocho he tomado nuevos desafíos.

CHB.: ¿Puede darle algún consejo a todo aquellos que quieran empezar a escribir?

¡Sí! Para escribir, hay que hacer una sola cosa: escribir. Pero hay que hacerlo libre de: miedos y desconfianza.
Para todos lo que quieran escribir tienen que liberarse primero de los miedos, confiar en ustedes y escribir para ustedes. Cuando sientan la cosquilla en la panza, están en el camino correcto. Anímense, les deseo toda la suerte.

Graciela y Tamara Stemberg, su editora, en la 5ta feria del libro de La Granja

Graciela, muchísimas gracias por sus respuestas. Le deseo la mejor suerte para su vida y sus proyectos.
Muchas gracias a vos, por leerme y por darme este espacio para compartirme con mis lectores.


Y para todos aquellos que no han leído nada de esta escritora, vayan corriendo a comprar alguna de sus obras. Si prefieren una historia entretenida, mágica e inteligente pidan El juego de la conciencia o si quieren algo más crudo, romántico y adulto elijan Malón de amor y muerte o Lágrimas de la revolución.

No hay comentarios:

Comparte tu opinión, ya que es muy importante y hace que este blog crezca

Home

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Blog registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 29-08-1958-50