12 ene. 2015

¿Por qué no dejo de encontrar similitudes en las novelas de John Green?

     

Ya leí tres novelas de John Green, como la mayoría empezando por TFIOS. La semana pasada leí Buscando a Alaska (BA) y Ciudades de Papel (CP), en ese orden porque así fue como los escribió Green.

El éxito mundial de Bajo la misma estrella, radica en que es diferente a las demás novelas que pululan las librerías alrededor del mundo, incluso a las dos obras anteriores del propio autor.

Con BA John deja claro cual es su estilo y adonde va a ir como escritor, pero al leer CP, no pude dejar de quedarme asombrada por la repetición de personajes e historias que hay.

"Aun con todo roto y decidido en su interior, no podía permitirse a sí misma desaparecer para siempre"

Miles y Quentin, los respectivos protagonistas masculinos son chicos correctos, aburridos, con una vida clase media organizada, Miles por lo menos se da cuenta de esto y quiere salir de ese estancamiento, mientras Quentin tiene un prontuario perfecto de asistencia al colegio.

Ambos ven como su vida da un vuelto al conocer a Alaska y Margo. Dos chicas rebeldes que disfrutan hacer bromas a los demás, tienen adicción por libros de poesía o novelas que nadie se imaginaría que chicas como ellas leerían y su estilo de vivir no es el más saludable.

Alaska fuma, le gusta el sexo y es una rebelde chica popular del internado. Margo no se le queda atrás, las dos conscientes de que deben hacer algo para terminar con un malestar interno producto de sus vidas y relaciones.

Ellas se vuelven una obsesión para los protagonistas masculinos, se convierten en su todo y hacen que ellos cambien su aburrida forma de ser, a niveles que los aíslan de sus amigos y familiares. Y estas chicas logran que los protagonistas llegan a enojarse con si mismos por no poder entenderlas.


“Yo era un aburrido sin remedio, Ella era fascinante hasta el infinito.” cita de Buscando Alaska y totalmente aplicable a Ciudades de Papel.

A nivel estilo John tiene una obsesión con los nombres compuestos porque no puede dejar de insistir en llamar a sus personajes femeninos con un largo nombre cada dos por tres: Alaska Young, Margo Roth Spiegelman y Hazel Grace Lancaster... y sí, hasta los demás personajes se refieren a ellas así. Es ridículo. 


"Margo siempre amó los misterios. Y en todo lo que vino después, nunca pude dejar de pensar que tal vez ella amaba misterios tanto que se convirtió en uno" aplicable a ambas novelas.

En las dos novelas el personaje femenino desaparece y deja pistas para que, literal o figurativamente, el protagonista y sus amigos resuelvan el enigma, las encuentren y en el camino descubran quién realmente son.

John es un genio de las metáforas y pensamientos profundo que pueblan sus novelas, creo que es muy bueno en eso pero no me gustó su manía de numerar cosas, usando 1), 2), 3), quienes leyeron saben a qué me refiero y eso se repite en muchas páginas en BA Y CP.

Personalmente, el personaje de Alaska me pareció que actuaba en consecuencia de lo que le pasó y pasaba, llegando a un final creíble. En cuanto a Margo me pareció una malcriada, reina del drama que le interesa ser el centro de atención.

En cuanto a los chicos Miles y Quentin me son exactamente lo mismo.

Los personajes secundarios son diferentes en personalidad, pero son dos chicos y una chica.
Coronel, Takumi y Lara en BA. Ben, Radar y Lacey.


“Te pasas toda la vida atorado en el laberinto, pensando en cómo vas a escapar de ahí un día y qué fabuloso será; imaginar ese futuro te mantiene con vida, pero nunca te escapas. Sólo utilizas el futuro para escapar del presente.”


Al final, John cambió la receta y escribió Bajo la misma estrella que lo catapultó a la fama y es en este cambio donde muchos al leer sus primeras novelas se decepcionaron porque esperaban leer más del humor negro y ácido que se burda de todos y se mezcla con una historia de amor épica, real y apasionada.








9 ene. 2015

Crítica a Ciudades de Papel


Quentin, Q. para sus amigos es el hijo de dos psicólogos que lo han criado de manera responsable y equilibrada, por lo tanto él es así, además de un buen alumno con una racha de asistencia al colegio perfecta y una vida tranquila.

Sus amigos son miembros de la banda del colegio. Ben, un chico bastante divertido que en el fondo desea ser parte de los populares e ir al baile de graduación con una "perra" (como el llama a las chicas) bien sexy. No es el cerebro del grupo, pero tiene buenas ideas, además es el único con auto propio o algo así, más bien una vieja camioneta a la que llaman Chuco.

Radar, un muchacho alto y negro que se gano ese apodo de chico, es más racional y calmado. Tiene una novia, Angela, y sus padres tienen el extraño hobbie de coleccionar Santa Claus negros, llegando a tener la segunda colección más gran del país. Esto avergüenza un poco a su hijo, pero él tiene su propia manía: obsesionarse con una página de Internet Omnictionary, la Wikipedia, del universo John Green. Allí, Radar corrige y amplia el contenido de las entradas en todo momento.

Este particular trío se ve sacudido una noche que Margo Roth Spiegelman, la vecina de Quentin y compañera de colegio (una de las más populares) se asoma por la ventana de él en medio de la noche y lo lleva en una trasnochada y loca aventura de venganza para luego desaparecer al día siguiente y dejar a todos anonadados.

"A Margo siempre le gustaron los misterios. Y teniendo en cuenta todo lo que sucedió después, nunca dejaré de pensar que quizá le gustaban tanto los misterios que se convirtió en uno."

Lacey, es la chica hot de la escuela y a lo largo de la historia va demostrando que no es tan superficial como quiere hacerle creer a todos y que en el fondo se preocupa mucho por Margo, además de que resulta una buena adquisición para el grupo por su mirada femenina y lógica en los momentos de necesidad.

Terminé por encariñarme mucho con esta historia y particularmente con el mensaje de ver a los demás como personas y tratar de ponernos en su lugar o mínimo mirarlos como seres complejos que sufren, aman, gritan, sienten, que son personas como nosotros. No idealizar a los demás y pretender que sean en carne y hueso lo que nosotros imaginamos que son o tienen que ser.

Radar le dice a Quentin que acepte a los demás tal cual son con virtudes y defectos y se quede con lo positivo de cada individuo.

Lo que no me gusto:

-El personaje de Quentin es bastante plano, sí, tiene sus propias convicciones y puntos de vista pero su vida gira en torno a Margo y no me pareció real que un chico se obsesione así por una joven a punto de modificar su conducta y dar un giro de 180% dedicándose de lleno en una búsqueda un poco absurda sin avisarle a ninguna autoridad.

-Margo, si bien como recurso del autor para mostrarnos la necesidad de libertad, de ser uno mismo y no vivir bajo el temor de un futuro tan estructurado, está bien logrado, se me hizo fastidiosa y como dicen Ben, es una reina del drama que en el fondo quiere que todo gire alrededor de su vida. así es más interesante. No conecté nunca con esta chica, me pareció una histérica, volada y típica adolescente que quiere ser el centro de todo pero finge lo contrario.

-La historia es interesante y llena de buenas metáforas pero se me hizo un poco densa, todo girando en encontrar a Margo y muchas veces daba vueltas en torno a lo mismo y no avanzaba nada. Con 50 páginas menos hubiera funcionado mejor.

-El personaje del detective se quedó a medias tintas, es como si John Green se hubiera olvidado de él a mitad de camino.

-A los padres de Margo y la particular relación con su hija tan opuesta a los padres de Quentin se les podría haber dado más importancia, un par más de detalles, quizás.


Crítica a Buscando a Alaska

Empecé a leer Buscando a Alaska sin esperar mucho ya que  muchos reseñaron el libro como "bueno" y nada más.

Siendo la primera obra de John Green la considero un logro muy digno, muchos escritores querrían podes contar una historia así en el primer intento y sin dudas John se las ingenio para dar a luz un libro con mucha calidad y que perfila un estilo particular y propio.

El autor habla sobre adolescentes y sus "mambos". Problemas de identidad, resoluciones emocionales y descubrimientos que marcan el inicio de algo nuevo.

Creo que él sabe captar y transmitir bien a "ese" tipo de adolescentes.

El personaje principal Miles Halter deja atrás su monótona vida y se traslada a un internado donde en otra época asistió su padre en busca de un gran Quizás...  el tema es que él espera que algo fascinante esté esperándolo pero no se da cuenta de que ir en busca del inquietante futuro también puede llegar con hechos desgarradores. 
Nuestro protagonista está obsesionado con las palabras finales de los personajes famosos y sabe de memoria muchas de ellas, de ahí saca la idea de cambiar, recordando a Rebelois y su "voy en busca del gran quizás"

Chip o Capitán, como le dicen sus amigos, es un personaje interesante y bien construido que sirve como nexo entre Miles y ese nuevo mundo que se le presenta. Él por ser pobre y haber sufrido el abandono de su padre, tiene que sobrevivir junto a su madre en un trailer sin nada de comodidades por eso lucha por tener un futuro. Irónicamente, desprecia por principio a los niños ricos de su escuela y odiaría ser como ellos, pero desea con todo su corazón ser un adulto exitoso y comprarle a su madre una enorme casa en el mismo barrio lujoso donde viven esa gente adinerada.

Alaska se nos presenta como una hermosa y desafiante joven que vive en el campus rodeada de libros que planea leer durante su vida. Ella ama a su novio músico, el sexo, los cigarrillos y el alcohol, como también las aventuras y hacer bromas en el colegio con Capitán. Alaska es un personaje que disfraza su sufrimiento interno con una máscara de palabras poéticas, sonrisas seductoras y aires de rebeldía.
Ella está rota por dentro y busca la manera de lidiar con el dolor. Ella cita a Simón Bolivar  “¿Y ahora, cómo salgo yo de este laberinto?” planteando una pregunta que significará mucho para Miles.

Takumi amigo del internado y enamorado en secreto de Alaska. Él entablará amistad con miles y descubrirá lo que significa ser amigos, a pesar de todo.

Lara, una bonita compañera de aventuras que se interesa en Miles y espera ser correspondida.

Un personaje que me gustó mucho fue el del profesor de religión, recurso que utiliza el escritor para hablarnos sobre la vida, la muerte y el qué pasa después.

Me gustó mucho el libro, cuando lo terminé me sentí feliz y triste porque llegué al fin de una hermosa historia de la que saqué buenos consejos, metáforas y enseñanzas.
Me sentí identificada con lo de buscar ese Quizás, eso que podría cambiarnos la vida si nos animamos a vivirla y dejamos a un lado la cómoda rutina, pero sin olvidarnos de desfrutar cada mínimo detalle porque todo puede terminar de un momento a otro. 


Lo que no me gustó:

La historia se va contando a través de una cuenta regresiva de días y cuándo llegamos al final del conteo la historia da un enorme giro y empieza una nueva cuenta, pero esta vez va hacia adelante. 
Personalmente el recurso del conteo me pareció lógico hasta que sucede lo que quiebra a los personajes, pero después de eso me pareció innecesario seguir contando. 

-SPOILER-

Cuando Alaska muere Miles se obsesiona con encontrar el porqué y se me hizo un poco pesadito, era medio redundante todo, con algunas páginas menos hubiera tenido más efecto.

-Fin SPOILER-

Las bromas que planean y realizan en la escuela no me parecieron tan originales, graciosas ni realistas. Creo que si John se esforzaba un poco más hubiera escrito algo realmente épico. Sobre todo en la gran broma final, creo que se quedó a mitad de camino y yo me quedé esperando algo super divertido y el globo se me pinchó rápido.



2 ene. 2015

Entrevista a Camila L. Naguil

Conocí a Camila un día lluvioso del 2014 cuando iba a juntarme con Tamara, una editora de Córdoba. Ella, como mano derecha de la editorial, fue la que organizó la reunión y así fue que quedamos en contacto.

Actualmente, esta joven jujeña que viven en Córdoba, está dando sus primeros pasos como autora publicada y tuvo la amabilidad de hacerme llegar un ejemplar de su novela para jóvenes Las elegidas de Osiria y ahora me robo un poco de su tiempo para hacerle una entrevista para que todos la conozcamos un poco más.

CHB.: Hola, Camila, estás terminando un gran año profesional podríamos decir, y por eso me gustaría volver al principio, a tu niñez… ¿leías mucho? ¿Qué tipo de libros te atrapaban?

Leía de todo, en realidad. El género fantástico siempre fue mi preferido. Me gustaban mucho también las novelas de amor y las de aventura. Me encantaban Julio Verne, Louisa May Alcott, Emilio Salgari, las hermanas Brontë, Jane Austen… Tuve la suerte de tener padres que fomentaron mi amor por la lectura, y siempre tuve a mi disposición los libros que quería. Había una colección en particular, que no sé si se sigue consiguiendo… la colección Billiken de tapa roja. Era muy muy buena, incluía varios clásicos de la literatura universal adaptados para los más chicos.

CHB.: ¿Consideras que siempre fuiste muy imaginativa o fuiste alimentando esa imaginación y creatividad con los años?

La verdad, no te sabría decir. Empecé a leer desde muy pequeña, así que no sé si la imaginación ya estaba presente en mí o se fue desarrollando con la lectura. Estimo que lo segundo, los libros siempre te abren la puerta a mundos insospechados.

CHB.: ¿En la escuela tenías facilidad para Lengua y Literatura?

Sí, era lo que más me gustaba. Debo confesar que siempre disfruté más de las clases de Literatura que de las de Lengua, pero no sé si se pueden separar en la práctica. Una cosa necesariamente lleva a la otra y viceversa. Para poder escribir bien, hablar bien y entender los discursos, orales y escritos, tenemos que conocer las reglas del lenguaje.

CHB.: ¿Cuándo te diste cuenta que tu llamado era la escritura/literatura?

Creo que lo supe desde el principio. En otra nota dije la misma frase, pero es así: escribo desde que tengo uso de razón. Al principio eran historias para mí misma, mis propias fantasías… pero de a poco empecé a pensar en compartir esas historias. No es un proceso simple, ya que la exposición implica también que se pueden decir cosas negativas, pero mientras esas críticas me sirvan para crecer desde lo personal y lo profesional, por supuesto son bienvenidas.

CHB.: ¿Qué carrera estudiaste en la universidad? Y ¿qué trabajos desempeñaste después o durante tus estudios?

Soy Técnica en Medios de Comunicación, gestora cultural y Diplomada Universitaria en Gestión Editorial. Y estoy rindiendo las últimas materias para terminar con la Licenciatura en Humanidades con orientación en Literatura.
Empecé trabajando en la librería El Ateneo. Fue una experiencia espectacular. Era un sueño hecho realidad estar rodeada de libros todos los días, enterarme de las novedades editoriales... Después armé junto con una socia un pequeño emprendimiento,  una librería/espacio cultural que me dio muchas satisfacciones y que me enseñó bastante sobre el rubro. Luego trabajé como gerente de una librería de la zona norte (Córdoba). Y en paralelo a esos trabajos dicté clases de español para extranjeros. Me considero una afortunada: siempre pude trabajar en lo que me gusta y pude de a poco ir desarrollándome…

CHB.: ¿Cómo terminaste trabajado para Tamara en la editorial?

Cuando la librería de la que era gerente cerró, pasé directamente a trabajar con Tamara. Ella me conocía porque El Emporio era uno de los proveedores de la librería, así que siempre estábamos en contacto.

CHB.: ¿Estar rodeada de autores que publicaban te motivó a sacar a la luz tu historia? ¿En qué momento decidiste que ibas a publicar?

En los últimos tiempos conocí a escritores maravillosos y aprendí muchísimo de todos ellos. Pero lo de mi libro fue algo inesperado. Yo tengo varias novelas escritas para preadolescentes y adolescentes, y como te decía antes, últimamente había estado pensando en la forma de compartirlas. Hace un par de meses se comunicó conmigo el escritor y empresario Antonio Mateo Allende y me preguntó si tenía algo listo para chicos, porque él quería empezar una pequeña colección. Le mandé lo que yo consideraba que estaba mejor terminado, le gustó y decidió publicarlo. Te imaginarás mi emoción y mis ansias…

CHB.: ¿Cómo fue el proceso de creación de la historia?

Todas las novelas que tengo escritas parten de sueños que alguna vez tuve y que recordé al día siguiente. La idea principal al menos. Y después hay un trabajo de escritura a conciencia, de relectura, de corrección… 

CHB.: ¿Tenés alguna rutina o manía para escribir?

No, escribo cuando siento la necesidad. Últimamente te diría que cuando puedo, porque tuve un año muy atareado. Lo único que necesito es estar en silencio, con ruido no me puedo concentrar. Sé que algunos escritores escriben con música, pero para mí es imposible.

CHB.: A la hora de corregir el manuscrito ¿Cómo te llevaste con el proceso? ¿Quién te ayudó?

Lo trabajamos en conjunto con María Musicant, la mujer de Mateo. Ella es una excelente editora y tiene una habilidad innata para estas cuestiones. Si bien yo he corregido los trabajos de varios autores, cuando se trata del trabajo propio es muy complicado abstraerse y ser objetivo. Uno como creador ya conoce de memoria los personajes y la trama, y quizás da por sentadas cosas que están en la mente pero que no se plasmaron en el papel. Creo que toda obra es susceptible de ser mejorada y que hay que escuchar las opiniones de quienes forman parte del proceso. De hecho, por algo existe la figura del editor, y en este caso yo tuve que pararme del otro lado en relación a mi trabajo en la editorial.

CHB.: ¿Tuviste que modificar mucho la historia? ¿Cómo ibas reescribiendo y mejorando el libro?

No, la historia siempre fue la misma. Como te dije antes, lo que se hace siempre con el trabajo de cualquier autor es revisar, a nivel contenido y desde los ojos de un tercero, que no hayan quedado baches. Pero por suerte así como estaba planteada les gustó desde el principio a los editores, sólo se perfeccionaron algunos detalles.

CHB.: Aparte de vos y tu editor ¿Quién es tu “primer lector”? (familiar, amigo…)

Mi primera lectora en el caso de este libro en particular fue mi querida amiga Noelia Orellano, a quien le doy las gracias por la paciencia, el cariño y la buena voluntad. Y después fue pasando por otras manos.


CHB.: Siendo Las elegidas de Osiria una historia de fantasía preadolescente ¿Te ves escribiendo para un público adulto?

Al menos por el momento no. Todo lo que tengo escrito, publicado o no, es para ese público. Supongo que tiene que ver también con que esa edad fue muy definitoria para mí, y los libros siempre me acompañaron.

CHB.: La edición es muy bonita ¿Quién fue el ilustrador? ¿Trabajaron en conjunto?

Yo tenía la idea del mandala dando vueltas en la cabeza, pero como no soy diseñadora no sabía cómo bajarla al papel. Las diseñadoras, a quienes agradezco muchísimo, fueron María Musicant y Martha Cargnelutti, que trabajan con el editor también en otros emprendimientos. No podría estar más contenta con el resultado.

 

CHB.: Dejando un final tan atrapante, supongo que la novela formará parte de una saga ¿Es así? ¿Ya tenés escrito algo de la continuación?

El libro tiene un final que “cierra” en sí mismo. Es decir, se puede leer como una historia única. Pero efectivamente es parte de una saga. Por el momento tengo dos partes más que le siguen y estoy pensando en una tercera, pero con la misma idea: que se puedan leer tanto como historias separadas como en conjunto.

CHB.: El mundo literario es bastante complejo y hasta cruel con los nuevos talentos ¿Qué consejos le darías a alguien que tiene un borrador en mano y quiere aventurarse a publicarlo?

Quizás no soy un buen ejemplo porque, como te comentaba antes, en mi caso fueron los hechos que se sucedieron los que me impulsaron a mostrar mis escritos, no podía dejar pasar la oportunidad. Pero hay que animarse; en Córdoba (y en todo el país) hay editores muy capaces que, aunque no necesariamente se interesen en publicar esos textos porque quizás haga falta trabajarlos o no encajen en el catálogo, los pueden orientar en cuál es el mejor camino a seguir.

CHB.: Y para despedirnos ¿Qué te espera para este 2015? ¿Qué planes tenés en mente que quieras compartir con los lectores del blog?

Tengo varios proyectos personales de índole cultural que ojalá se den. Y lo más importante entiendo que va a ser trabajar con el libro. La idea es presentarlo en los colegios y empezar a dictar talleres para chicos. Yo en este momento dicto talleres de promoción de la lectura y escritura para docentes de nivel primario; me encantaría poder trasladar ese formato de trabajo directamente a los niños.


Muchas gracias.

Facebook del libro: Las elegidas de Osiria
Perfil de la autora aquí


Home

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Blog registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 29-08-1958-50