30 sept. 2014

¿Que estoy leyendo?

Esta es la última entrada de Septiembre y este mes me propuse hacer tantas entradas como días tuviera el mes, así que para finalizar les voy a contar que estoy enfrascada en la lectura de Once Upon a Time, la novela basa en la serie y no al revés.

Siempre quise verla en televisión pero nunca enganchaba los primeros capítulos así que los veía salteados y me gustaban mucho, así que decidí piratearla pero no se cargaban en las páginas así que hasta el día de hoy no he podido verla, otro de mis pendientes televisivos.



Hace cosa de un mes o dos vi el libro en las vidrieras de una librería y me llamó mucho la atención, además me pareció una manera interesante de meterme en este mágico reino de una buena vez, así que probablemente cuando lo termine empiece con la serie.

La portada es muy bonita, tiene a dos de las protagonistas que actúan en la serie y un fondo azul boscoso muy intrigante. Hasta ahora he leído unas cien páginas y me atrapa mucho como se van conociendo los personajes, como cada pieza encaja de a poco.

La trama da saltos en el tiempo y espacio pero es totalmente comprensible, además que es fácil entender quién es quién y ver el rumbo de las cosas.

Cuando lo termine haré su respectiva reseña.

¿Ustedes que leen? ¿Han visto la serie? ¿Conocían este libro?


¿Por qué no me gusta 50 sombras de Grey?

Mientras pensaba cómo hacer una entrada diferente a las que he estado subiendo se me ocurrió que más que una reseña podría explicarle a quien le interese leer por qué me desagrada tanto este libro -con spoilers-

Todo empezó el año pasado, cuando corrían los primeros meses, no podía creer cómo todos hablaban de esta novela y yo aún sin leerla. La mayoría de los comentarios eran geniales, que el libro rompía barreras, una novedad, porno para las madres que se volvían locas por él y la saga de E. L. James volaba de las estanterías. 
Como todavía no estaba segura si comprarlo valía la pena, me decanté por el famoso PDF, el libro pa' los pobres (que requiere Internet y un aparato ya sea Laptop, tablet, etc O.o) en fin, buscando encontré una página donde estaba la trilogía completa y comencé. 

La historia contada en primera persona por Anastasia Steel, a poco de empezar, me sonaba ligeramente familia y es que a medida que avanzaba era tan cliché que daba asco. Es una de las primeras cosas que me molestó y la podría resumir de la siguiente manera:


Chica pobre, ingenua, virginal y que no se sabía bonita conoce a un galán, el hombre perfecto y hermoso que además es millonario, tiene a todas detrás de él, con un costado oscuro que pocas han conseguido conocer, pero OH! se enamora intrigadamente de ella.
Por supuesto, lo que pasa todos los días en la vida real ;)


Empezando por la protagonista la autora nos describe a Ana, un desastre de ser humano que arrancaran la entrevista a su futuro "amo" tropezando en la puerta de la oficina. Muy insegura de si misma y un tierna virgen que nunca se a interesado sexualmente por nadie en sus 21 añitos de vida (claaaaaro) una ingenua en cuanto a temas sexuales o  relaciones.



El segundo protagonista, el señor Christian Grey, un millonario con tanto dinero como problemas mentales, todo disfrazado con una cara bonita y un cuerpo tallado por los dioses. Sus principales cualidades serían, dinero, apariencia, dinero, autoritarismo y un pene gigante. 

Por poco caigo en su seducción, pero suerte la mía que leí entre lineas y descubrí que era solamente un control freak con diversos problemas mentales causados por temitas sin resolver de su infancia y un sinuoso camino de vida.

Y llega el encuentro, podría ser un épico encuentro entre dos amantes, pero los lectores tenemos que fumarnos un estúpido dialogo entre estos dos. Ella maravillada por el enorme y lujoso edificio, lindas secretarias y sorprendentemente apuesto dueño al que le hace la muy periodística pregunta ¿Es usted gay? WTF!

Ana en su mundo de inocencia maneja un auto viejo con nombre ridículo que ni recuerdo, usa Convers, no se interesa por el sexo y Christian es todo lo opuesto, hasta toca el piano y disfruta de la música clásica... que romántico... ah! si, si como el vampiro este, famoso, no! Drácula no, el otro que brilla en el sol. Edward Cullen, adivinaron, porque si leen el libro y una voz en su cabeza no les grita Crepúsculo es porque no han tenido la desdicha de leer esa saga o porque no les queda nada de lo que leen. 

La autora, Erika Leonard, que firma bajo el nombre de E. L. James, empezó escribiendo fanfictions y uno basado en la saga de Meyer fue el que la inspiró (y bastante) para hacer su propia obra.

Volviendo con la inocente y el loco. Este último le hace firmar un acuerdo donde controla cada aspecto de su vida y ella tiene que mantener un peso ideal porque, incluso, le organiza los horarios de comida y qué puede comer. Y nuestra querida Ana acepta, no sin antes debatir un poco con su insegura cabeza, porque el libro está escrito desde su punto de vista y la chica (cuando no está teniendo sexo) nos aburre con idas y venidas, dando vueltas sobre el mismo patético tema. Osea, hello! por más hermoso que sea o millonario no vamos a firmar un contrato dándole poder absoluto sobre nosotras, que se muera, la esclavitud fue abolida y si nos quiere que nos acepte como somos. 

Él la introduce al mundo del SM en su cuarto rojo y ella dudando, cómo no, empieza a aceptar descubriendo que tiene una "diosa interna" y probando ser toda una campeona en lo referente a lo sexual. Es decir nuestra virginal Ana, era en realidad una loba del sexo enjaulada, si, si, claro. Pero su ternura hace que Christian empiece a romper sus propias reglas, porque él es un alma perdida en busca de consuelo que ninguna otra mujer ha podido darle.

Ahora, muchas todavía pensaran que Chris, no es un machista, sino un romántico que le hace regalitos a Ana, la persigue, la lleva a volar en helicóptero, etc, pero si vamos a un detalle, él no quiere usar condón, entonces es Ana la que debe cuidarse. Además insiste en educarla pero tienen relaciones durante su periodo sin cuidarse, como si de esta forma no se pudiera quedar embarazada... te maté Chris, eh?

De todas las escenas de sexo, que se suponen son algo totalmente revolucionario, me quedó una y es la del baño cuando Ana esta "en sus días" y él se desliza entre sus piernas, le tira el hilo del tampón y bum! tienen una maravillosa sesión de sexo en la bañera. Yo no digo que este mal tener sexo durante el período, pero es necesario escribirlo? me pareció desagradable.

Y hablando un poco en serio, detengámonos en la relación que tienen. que compone la mayoría de la trama de la novela, y a mis ojos hace tanto a la autora como a los editores y promotores, irresponsable. ¿Por qué digo esto? porque detrás de este intento de historia de amor hay un hombre que abusa física y emocionalmente de una joven donde ambos se sumergen en una relación abusiva y dependiente. Él es posesivo, cruel y controlador, más allá del ámbito sexual, él se mete en cada aspecto de la vida de ella y le hace creer que es así como debe ser una relación sana, obviamente, Ana se deslumbra y acepta. No debería darse, y menos en un libro tan leído, este mensaje de que la mujer debe darle al hombre lo que quiere, cuándo quiere y cómo quiere o si no lo perderá. 


Piensen, las personas no cambian, por lo menos no en sus rasgos más profundos. Si conocieran a alguien como Christian en vez de verlo como un principe azul, deben darse cuenta de que se trata de una persona perturbada con un lado oscuro que probablemente necesite un psicólogo y no una mujer que le de lo que quiera, mientras ella intenta descubrir que está mal en su alma triste y solitaria, porque se van a pasar la vida sufriendo y persiguiendo una meta inalcanzable. 

Puede ser sexy, rico, tener una hermosa propiedad, ser deseado por las mujeres pero eso no hace a nadie, ni potencialmente, una buena persona.

¿Y todavía hay quienes lo ven romántico?

Un apartado es para el titulo de "porno para mamás" que le dan. O toman a las madres como calentonas con una sexualidad reprimida o personas con poco gusto literario. Ni siquiera es algo novedoso porque hay novelas románticas mucho más viejas y con mejores tramas, escenas de sexo, diálogos, etc. También depende de la experiencia que tenga el lector tanto en el tipo de lecturas como en la cama, porque puede deslumbrar a alguien que recién empieza, pero no a un lector más concienzudo.

Muchos, espero, leerán esto y pensarán: no es para tanto es sólo un libro o esta chica no entendió nada, es un libro super original, romántico, ella le busca la quinta pata al gato... y yo les respondo:

Este es el tipo de cosa que se hace viral y parece inofensivo, pero si rascamos un poco la superficie podemos ver los verdaderos colores. NO quiero decir que es la in
tención de la autora ir contra una mujer fuerte o promover las relaciones enfermizas, porque ella sólo se limitó a escribir como le salió y no se encontró con una editorial cociente que le dijera "No señora. Esto es mierda" 
¿En serio piensan que una persona sana podría disfrutar de este tipo de abuso? más allá del SM que es algo que cualquiera que le guste puede practicar, porque tampoco es un libro que hable bien de esa práctica, sino que la usaron como excusa para vender más libros y darle un toque pintoresco a la trama. No se dejen convencer y vayan a pensar que es así como debe ser una relación, porque estos dos están psicológicamente enfermos. 

Cuantas mujeres hay en el mundo que sufren maltrato por parte de hombres y son cosificadas, ellas opinarían otra cosa sobre este libro. ¿Sería mucho pedir que las editoriales promovieran libros con contenido más sano? seamos honestos, el sexo vende y hoy en día el dinero mueve todos los intereses.

Un debate interesante sería plantear si las personas pensarían lo mismo del libro si lo hubiese escrito un hombre.

Al final del libro, Ana, se aleja de Christian preguntándose por qué no le da el amor que ella cree merecer.

Y mientras me río con esto resumo la trama de la siguiente manera:

Una joven e inocente chica descubre que es una diosa sexual al conocer a un hombre que no tiene respeto por las mujeres pero si mucho dinero y belleza. Ella deja de lado el amor propio por hacer cualquier cosa con tal de llegar a comprender el alma torturada de este señor y quiere curarla, creyendo que se mete en la relación más genial que pueda existir.


29 sept. 2014

Book Tag #11

Este tag me encantó y es robado, porque originalmente lo leí en Archipiélago Infinito

El cuerpo humano

Ojos:
Un libro del que te enamoraste a primera vista.

El Hobbit ilustrado por Jemima Catlin, la portada es estilo antigua como me gusta, además tiene una textura de
tela y las ilustraciones del interior son preciosas.


Boca:
Libros del que todos hablan.

Correr o Morir, que ya lo leí hace tiempo y me pareció excelente.

Pulmones:
Un libro que consideres vital.

Muchos libros podrían caer en esta categoría pero iría por Harry Potter y la Piedra Filosofal, porque con el me inicié en el mágico mundo de Rowling y eso cambió mi vida.


Estómago:
Un libro que devoraste.

Harry Potter y la Orden del Fenix, este gordito lo leí en dos días y con tantas ganas, que tiempos quellos.

Intestino:
Un libro largo.

Danza con Dragones, el último (hasta el momento de la saga Canción de Hielo y Fuego), no sé si es el más largo de todos, pero también se me hizo un poco tedioso de leer, con partes geniales y otras no tanto.

Apéndice:
Un libro que no te gusto, pero tampoco te disgustó.

La Brújula Dorada, había visto la película y si me gustó pero después leí el libro, y si bien me pareció original, hay algo que no me terminó de cerrar.

Corazón:
Un libro romántico.

Memorias de una Geisha, porque la protagonista crece en busca de su amor y descubre la cruda vida sin perder la esperanza.

Cerebro:
Un libro realista y reflexivo.

Bajo la misma estrella, un libro que con un humor negro y crudo nos muestra la vida de personas que tienen los días contados y no se detiene en pintar las cosas de rosa.

Cabello:
Un libro superficial.

El Inventor de Juegos, había puesto tantas expectativas en esta historia y me decepcionó muchísimo al final. No es una historia con algo importante para contar o un gran mensaje que dejar.

Uñas:
Un libro que cuides como oro.

A todos los cuido como tesoros que son (si, incluso a la saga Crepúsculo)





27 sept. 2014

Book Tag #10

Amo la mitología Griega por eso cuando encontré este Tag en el blog Un jazmin en mi estanteria no dudé en robárselo. Se titula:

El panteón griego de los libros

1. Cronos: 
Un libro donde el tiempo voló y la lectura no avanzó, o viceversa.

Corazón de Tinta, este libro tiene una buena historia pero no se terminaba más. Los personajes iban y venían, y volvían y huían...

2. Poseidón:
Un libro que se desarrolle en un ambiente acuático.

Las crónicas de Narnia, la Travesía del Viajero del Alba. No transcurre totalmente en el agua, pero el argumento principal del libro es el viaje del barco que llega al fin del mundo.

3. Hades: 
Un libro que tenga muchas muertes o espíritus.

Canción de hielo y fuego, cualquiera de la saga de G. R. R. Martin, porque cualquier personaje puede morir a la vuelta de página, desde los principales hasta miles de soldados y campesinos. Nunca había leído tantas bajas en una saga.

4. Zeus: 

Un libro que hable de mitología griega.

Percy Jackson, obviamente los libros de Riordan hablan sobre los semidioses y las peripecias de estos en la tierra, siendo vigilados por sus padres celestiales y acompañados o perseguidos por toda clase de criaturas mitológicas.

5. Ares: 
Un libro donde haya una guerra.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, la batalla final de la guerra entre el joven mago y su mortal enemigo, lord Voldemor. Hogwarts ardió y varios murieron, pero el bien siempre se alza victorioso.

6. Musas: 
Un libro donde el elemento primordial sea la música.

O todavía no leí ninguno o no me acuerdo.

7. Afrodita:
Un libro donde haya una historia de amor.

Romeo y Julieta, la historia de amor trágico por excelencia, en pocas páginas el maestro Shakespeare nos lleva hasta Verona, Italia, donde los dos amantes tienen que luchar contra la enemistad de su familia para poder amarse y lo harán hasta la muerte.

8. Dioniso: 
Un libro cómico o que te haya hecho reír.

Esperando la carroza, un clásico argentino que más allá de tener humor y críticas a la sociedad, vi la película que me divirtió muchísimo.

9. Hera: 
Un libro que hable sobre la familia o el amor familiar.

La lección de August, más allá de tratar el tema de la igualdad, en la novela el autor deja que los puntos de vista de la hermana interactúen con el lector, además, refleja como el defecto del hijo modifica la vida de toda la familia y como estos lo sobrellevan.

10. Artemisa:
Un libro cuyos personajes principales sean mujeres.

Orgullo y Prejuicio, las cinco hermanas Bennet, su alocada madre y el padre de ellas, conviven un año con el lector yendo y viniendo entre el campo y Londres, persiguiendo el amor, luchando con los prejuicios de la época y el orgullo que tienen las personas.



Cómo armar dialogos

El dialogo en una historia es de suma importancia, es la parte que hará avanzar la historia, aporta dinamismo, y revela el carácter de los personas, así como la habilidad del autor para aportar humor, dramatismo o ingenio.

Una historia con diálogos pobres o mal logrados puede arruinar toda la novela. Personalmente creo que es ahí donde se ve la verdadera destreza del escritor. Además como leí por ahí "Permite «escuchar» las voces de los personajes y asistir a una conversación sin que sus protagonistas se percaten de nuestra presencia: es como estar entre ellos sin ser visto"


Por eso yo le presto mucha atención tanto cuando leo, como cuando escribo. Es también cuestión de práctica y de ser honestos con nosotros mismos, si sentimos que un dialogo es flojo es mejor retocarlo hasta quedar conformes.


Primero podríamos dividirlos de la siguiente manera:



  • Apertura: Da inicio a la conversación. Indicación del deseo de entablar el diálogo mediante una invocación al destinatario. También consiste en un saludo o llamada de atención con los que se da inicio a la conversación.
  • Orientación: se introduce el tema o se orienta el diálogo hacia él.
  • Desarrollo: Los interlocutores intercambian sus opiniones sobre el tema y van introduciendo otros temas nuevos.
  • Cierre: Es la despedida que pone fin al diálogo.
Desmenuzando:

Apertura: es muy común cometer el error de sobre saludar, es decir el uso excesivo de hola, buenos días, cómo está, disculpe... etc.
Tenemos que recordar que hay un contexto y no siempre es necesario que el dialogo comience con una saludo si los personajes ya se han visto o saludado previamente. 
Lo mismo ocurre con los cierres, porque podemos poner en la descripción levantó la mano, o saludó con un beso de despedida, etc en lugar de escribir el dialogo con los saludos.
En cuanto a la Orientación es muy importante ir llevando al lector hacia el tema principal que deben discutir los personajes y explicarlo de manera clara, para que el lector no se pierda pero sin olvidar como habla y reacciona cada personaje de acuerdo a su carácter.  
El Desarrollo será el debate que dichos personajes mantengan sobre uno o varios temas, teniendo en cuenta como escritores que no podemos divagar o desviarnos demasiado de lo esencial porque con esto perderemos al lector.

Estructura:

No hay una sola manera de diagramar los diálogos, pero debemos hacerlo siempre igual y sin demasiados símbolos. Un ejemplo clásico es es siguiente:

-Hola -dijo X, saludando con voz alegre.
-Hacía mucho que no te veía pasar por esta calle -respondió Y-. ¿Cómo está tu madre?
-Está un poco enferma, pero nada grave -añadió, rápidamente X, al ver la cara de preocupación de Y

En el caso del dialogo el narrador desaparece para dejarle lugar a que hablen los personajes y sean ellos quienes informen sobre alguna situación. De esta forma el lector puede conocer sin intermediarios a dichos personajes y estos sacan a relucir su personalidad, manera de pensar o ver el mundo.

Incisos:

Las aclaraciones del narrador que van entre guiones sirven para situar a los personajes en la escena, para señalar reacciones provenientes de su pensamiento, de sus sentimientos o su conciencia o para marcar un gesto o una acción mientras hablan. 
No es necesario en cada palabra que digan los personajes poner un inciso porque usarlos demasiado alarga el diálogo y distrae al lector de la intención al hablar. Es bueno dosificar su uso y aprovecharlos para, en un dialogo largo o con varios personajes, cada tanto ir recordando quién está hablando.

-¡Te dije que bajaras a comer!
-Ya voy mamá.
-No, ven ahora o subiré a buscarte -mamá estaba a los pies de la escalera, haciendo una cuenta regresiva mental-. Tienes tres segundo.
-Dame diez, necesito pasar de nivel.
-Tienes cinco y si no bajas te voy a castigar.
-¡Muere! ¡Muere! -gritaba el niño emocionado frente al televisor, sin temerle a las amenazas de su madre.

Signos:

Tenemos muchísimos signos para usar, pero esto no significa que debemos usarlos a todos y todo el tiempo. El uso continuo de ellos cansa visualmente al lector, hay que dosificar y ponerlos en el lugar preciso para enfatizar el efecto que este tiene.

Tanto los signos de exclamación !¡, de pregunta ¿?, diferentes puntos : , ; . o suspensivos ... comillas " " y paréntesis ( )

Tip
  • Algo que me funciona para saber si el dialogo tiene lógica y fluidez es leerlo en voz alta varias veces.
¿Quién habla?

Otra cosa que debemos evitar es nombrar a la persona que habla cuando esta termina de hacerlo, si ya está claro de quien es la voz es innecesario nombrarlo.

-No voy a comprarte eso -dijo papá (Pablo).
-¿Por qué no?- preguntó el hijo (Juan).
-Porque lo digo yo -contesto Pablo, empezando a perder la paciencia.
-¡Eso es injusto! -exclamó Juan, aferrándose al juguete.
-No, no lo es -deja eso ya, pidió Pablo.
-¡Lo quiero! -se quejó Juan.
-¡Haz lo que quieras! -se rindió Pablo, suspirando.

Pensamiento:

Para indicar que un personaje esta hablando consigo mismo tanto dentro de una diálogo como en solitario podemos hacerlo de la siguiente manera:

-Qué extraño todo esto -dijo Horacio mirando por la ventada la oscura calle.
<<Demasiadas coincidencias>> pensó Gustavo, suspirando mientras se sumaba a la contemplación de su amigo.

¿Cómo van a hablar los personajes?

Es importante definir el registro para no cambiarlo a medida que escribimos. Si decidimos que escribiremos en castellano neutro debemos apegarnos a esto y no mezclar con palabras o terminologías propias de nuestro idioma cotidiano y viceversa.
Esto queda a elección del autor, yo prefiero hacerlo en neutro porque queda más prolijo y en caso de ser leído por personas que no son de nuestro país ellos no tendrán inconvenientes en entender de qué hablamos. 

Como resumen:

La motivación conduce a una frase. Todo lo que dicen nuestros personajes proviene de una intencionalidad determinada. Hablan para decir algo más de lo que dicen y al hacerlo aportan un matiz a su historia. Sus palabras van ligadas a su personalidad, al contexto y a la situación vivida y pretenden provocar una variante en el curso de los acontecimientos.
Las palabras deben tener una justificación. Por ejemplo, si alguien dice «me duele la cabeza», su intención podría ser: mostrarse como un ser debilitado, llamar la atención de otro personaje para que cambie su relación, no participar en una escena, anticipar un determinado desenlace, denunciar un entorno contaminado, etcétera. Si dice: «Me duele la cabeza, te lo aseguro», se está agregando un refuerzo cuya intención es demostrar que el otro interlocutor desconfía.



IMMB Septiembre

Este primaveral está por terminar y gracias a que por Córdoba pasó la feria del libro pude hacer unas buenas compras este mes, además tampoco pude resistirme y he comprado el que es, hasta la fecha el libro más caro de mi biblioteca.

Empezando por la Feria:

  1. J. K. Rowling vista por J. K. Rowling, es una corta entrevista realizada a la autora de HP, donde revela algunos secretos de su vida y obra. Hacía mucho que quería este libro pero es difícil de conseguir por estos lados. La reseña sobre el mismo la pueden leer haciendo click acá.
  2. Drácula,, era el libro que me faltaba en mi colección de clásicos. Me gustó mucho conseguirlo a buen precio y espero leerlo pronto.
  3. El niño con el pijama de rayas, había visto la película y tenía ganas de leerlo, porque me encantan todas las cosas relacionadas con la 2da Guerra Mundial. 
  4. Quédense en la trinchera y luego corran, otro libro del autor anterior. Esta vez ambientado en la 1er guerra. Había visto hacía poco este libro y decidí comprar los dos juntos.

Fuera del marco de la feria he conseguido otros buenos títulos:

  1. Führer, al fin conseguí este libro para mi. Es una de mis novelas favoritas y nos cuenta la vida de Adolf Hitler, desde su adolescencia hasta su muerte. Mi tío me lo presto dos veces en varios años y como ha sido editado hace mucho era imposible conseguirlo en las librerías, así que lo busqué en Mercado Libre, la página de compra y venta en Internet. Desde Rosario llegó por correo a mi biblioteca, tremenda felicidad.
  2. El Hobbit, le tenía muchas ganas a este libro, y no porque no lo tenga, sino que es tan hermoso, pesado e ilustrado y suave y... y... ah! mi papá me compró a principios de año una bonita edición de bolsillo, pero este se lleva todos los aplausos, además de ser oficialmente el libro más caro de mi biblioteca.
 

Las chicas de Kiako - Anich, promotoras de libros que suelen mandarmelos ara que haga reseñas, me ofrecieron un e-book

  1. Eterna, de Mabel Pagano, una novela sobre Eva Perón. 




Bueno, creo que por el momento no me olvido de nada.


Top Ten Friday #5

En la mayoría de las historias, sobre todo para un público juvenil, los escritores incluyen un personajes popularmente conocido como el "sabelotodo". Puede o no ser parte del grupo protagonista, pero siempre anda rondando y comentando sobre todo, llegando a ser pedante y tedioso.
El primero de su clase, aquel que tiene conocimiento amplio hasta de lo más extraño, con una personalidad que va desde metida y altanera hasta nerd y solitaria. 
Si de algo estamos seguro es de que no puede callarse nada.

Por eso este Top Ten Friday está dedicado a ellos...


10 sabelotodo

  • Hermione Granger, la joven bruja fue la primera de su clase que leí. Ella empieza siendo una marginada e insegura niñita que cubre todo con una capa de molestos comentarios sabiondos y pretendiendo pasar por muy segura. Ella a lo largo de la historia va creciendo, madurando y aportando una cuota de razón y lógica al grupo, aunque siempre le cuesta desarrollarse en aquello que no pueda aprenderlo en un libro, como los deportes o la adivinación.
  • Saliendo de los libros, no podemos dejar de nombrar a Lisa Simpson (aunque a veces se ve opacada por Martin Price) ella suele conocer de todo y posee una inteligencia precoz para sus 8 años, aunque varias veces dejar salir su lado infantil e imaginario. Toca el saxofón, conoce latín, es la mejor de su clase y siempre queda marginada por sus molestos comentarios.

  • Annabeth Chase, cómo no va a ser super inteligente si es la hija de la diosa de la sabiduría, Athenea. Ella es una estratega nata, tiene la voz de la razón en el grupo y planea ser una futura arquitecta, pero no por ello es menos diestra con la espada.

  • Eustace Scrubb, el primo de los hermanos Pevenci, llega a Narnia junto con Edmund y Lucy , pero no encaja hasta bien avanzada la trama. El es un niño correcto, presumido y pedante. Afirma que el ha leído los libros "correctos" con temas como ciencia o tecnología y no pierde el tiempo con la mitología, por lo que le cuesta creer en el mundo mágico de Narnia. Llama infantiles a sus primos a pesar de él ser más chico y no tenía amigos antes de su aventura en el Viajero del Alba.

  • Piggy, todos lo llaman "Cerdito" y formaba parte de los personajes del clásico El Señor de las Moscas. Todos se burlan de él por ser muy gordo, usar lentes y padecer de asma. Nunca se sabe su verdadero nombre. Representa la voz de la razón y es el único que intenta resolver las cosas con inteligencia, sin ceder a la barbarie. Su muerte se da cuando intenta racionar con el grupo enemigo y estos lo matan, perdiendo el último vestigio de civilización.

  • Sadie Kane, la protagonista de las Crónicas Kane, la hechicera descendiente de magos egipcios es la hermana menor y la más inteligente. Ella es una gran maga, además de que puede hablar muchísimas palabras divinas, superando a su hermano. Es madura y valiente.

  • Kendra Sorenson, la protagonista, junto con su hermano Seth de Fablehaven. Ella es la madura de la familia e intenta mantener bajo control su hermano, quien siempre se está metiendo en líos. Ella fue la única capaz de resolver el acertijo planteado por su abuelo que le permitió conocer los secretos familiares y salir de varios problemas.
  • 8
  • 9
  • 10
Sigo leyendo libros para completar el top ten, si tienen alguna sugerencia será escuchada.


25 sept. 2014

Book Tag #9

 El siguiente book tag es corto y consiste en emparejar un libro con alguna de las cuatro estaciones del año. Oportunamente acabamos de empezar la primavera en el emisferio sur, así que acá vamos con el tag:

Las Cuatro Estaciones





Verano:
 Una historia divertida



Frin, esta novela es perfecta para leer en el verano y no sólo nos vamos a divertir sino que vamos a disfrutar de una novela genial, que atrapa a niños y grandes. 

Otoño:
 Una historia reflexiva

Los ojos del perro siberiano, es una novela corta y hermosa que trata temas como la ignorancia, la enfermedad, el amor y la aceptación. La crítica que hice podrán encontrarla aquí.

Invierno: 
Una historia triste


Bajo la misma estrella, no hace falta, a esta altura que diga por qué. Es una historia de amor como la de Rose y Jack o Romeo y Julieta, a pesar de todo ellos encuentran su momento para amarse y saben que lo seguirán haciendo hasta el final, aunque ese final sea más pronto de lo que quisieran. 

Primavera: 
Una historia hermosa



Criadas y señoras, habla sobre la superación, la igualdad, la ignorancia y como el ser humano puede llegar a ser realmente cruel. En una época donde ser negro era lo peor, una joven junta valor para ponerse del lado de las criadas y probar como todos somos iguales. Tanto el libro como la película son excelentes.



P.D.: Este tag se lo robé a un blog, al que le le dije que iba a mencionar pero al final no sé porqué se perdió el link para enlazar, así que si lo leen y se dan cuenta que fui yo quien les avisé que usaría el tag, pero no los enlacé déjenmelo saber.



23 sept. 2014

Capítulo 20



Voldemort estaba sentado en la cabecera de una larga mesa, la habitación se mantenía a oscuras o tan a oscuras como lo permitía la luz de la luna que entraba por las ventanas. La chimenea permanecía apagada, pero los leños estaban dispuestos y esperando que alguien los prendiera porque el frío invierno había llegado para quedarse.

Abajo se festejaba una suntuosa cena para brindar por el año nuevo y las voces trepaban por la escalera y se escuchaban como murmullos cálidos, risueños. Todos aquellos magos y brujas alzaban sus copas, muchos en su nombre, por él, Voldemort, su nuevo amo y señor.

Se acomodó en el viejo sillón y siguió cavilando con el libro abierto en la misma página desde hacía varios minutos. Su mente había ido de las palabras escritas y empezado a divagar.

Últimamente, crecía y crecía una sensación en su interior de que tendría que hacer algo, ir más allá, empujar los límites y dar el golpe maestro. Tenía un basto número de seguidores y su poder había llegado a niveles inigualables, era intocable e invencible. Había tejido redes en el Ministerio, en la comunidad mágica y una sombra oscura cubría a quienes se le oponían.

Un cuervo golpeó con su pico la ventana, apenas se escuchaba su insistente llamado contra el cristal, pero Voldemort se levantó y abrió. El animalito revoloteó sobre su cabeza seguido por una blancuzca ráfaga de aire y nieve. Dejó caer un sobre pequeño que contenía tres hojas tan finas que se transparentaban, escritas con una caligrafía femenina y delicada en tinta roja.

Querdio Tom,

Te escribo desde mi fría habitación en Viena, la ciudad está congelada al igual que mi cuerpo y mi alma, pero mi corazón sigue ardiendo y a pesar de los años que pasaron aún miro por la ventana, esperando que vuelvas.

Atesoro la promesa y me aferro a ella, aunque todo me demuestre que no planeas regresar. Espero que seas un hombre feliz, estés dónde estés y deseo que encuentres alguien con quien compartir esa felicidad…

Voldemort pasó las hojas, para ver si había algo más que palabras endulzadas. Nunca había pensado en volver a Viena, excepto que fuera muy necesario, pero jamás se vio ante tal situación e Ismelda representaba su pasado, una parte que había encajonado al fondo de su memoria. Al igual que Nagini, y todo lo que había vivido en su juventud, sólo conservó aquello que lo fortaleció y atesoró conocimientos, pero no pensaba ponerse sentimental y acudir al rescate de mujeres olvidadas.

En la última hoja encontró una posdata.

P.d.: Feliz navidad y año nuevo, se que apreciarás mi último regalo.

Alzó la vista justo para ver como tres cuervos entraban y depositaban con un fuerte ruido un libro sobre la mesa. Era el viejo ejemplar del padre de Ismelda dónde había escrito muchos pensamientos e ideas sobre la pureza de sangre y el exterminio de los impuros.

Los cuervos se fueron graznando.

Él cerró la ventana y pasó sus dedos por el lomo encuadernado en negro cuero. Abrió al azar una página y leyó en voz alta:

-"Durante mi juventud, siempre creí que había nacido en la época incorrecta, una época que parecía erigir sus templos a la gloria de la mezcla racial, y esto me inquietaba, me entristecía pensar en el mundo que heredarían mis hijos y los hijos de estos. Pensé seriamente en acabar mi linaje conmigo, pero un día fui testigo de una maravillosa epifanía: Por qué dejarme vencer por los impuros cuando podía tomar el control de la situación y revertir el porvenir…"

Cuanta razón explicada con tanta simpleza, si tan solo las personas se sacaran la venda de los ojos y se dieran cuenta de que el progreso no era abrir el mundo mágico a aquellos impuros por el hecho agrandar el número de integrantes o llenarse la boca hablando de inclusión e igualdad. No. Igualdad era lo que llevaría a los magos y brujas a extinguirse y perder la pureza de la raza al mezclar la sangre con la de sucios muggles e híbridos.

Era bueno tener ese ejemplar en su poder, lo guardaría y mejoraría para que sus pensamientos e ideales quedasen grabados para la eternidad y para que nuevas generaciones sean guiadas por el camino correcto y no contaminen sus mentes con ideas huecas pro-muggles. Les enseñaría a mantener la limpieza racial que él, Lord Voldemort les legaría. Tendrían que aprender a cuidar y apreciar ese regalo.

Un golpe firme, esta vez, contra la puerta hizo que levantara la vista de las páginas amarillentas del libro. Lo cerró con cuidado y permitió a su visitante que entrara.

La sombra alargada de una mujer fue lo primero que vio.

-Lo siento, mi señor –se disculpó ella, bajando la cabeza-. Sé que pidió no ser molestado, pero llegó el hombre lobo y lo busca.

Voldemort apuntó a la chimenea con su varita de tejo blanco y encendió los leños, el incremento de luz lo hizo parpadear, pero al instante el calor se propagó por la sala y sus ojos se acostumbraron.

-Pasa, Bella y cierra la puerta.

Ella se apresuró a obedecer.

Bellatrix Lestrenge se había convertido en una joven hermosa y lozana que siempre estaba a disposición de su amo y se ofrecía como voluntaria para todo, aunque eso pusiera su vida en peligro o fuera totalmente vano, como ocuparse de informarle si alguien había llegado, cuando había elfos domésticos para hacerlo.

Era una bruja de sangre pura y representaba el ideal de la causa que él promocionaba. Su cuerpo esbelto enfundado en una túnica verde y su cabello espeso sujeto en un rodete desprolijo le daban un aspecto precioso, pero mortífero y altivo.

Voldemort nunca la había mirado con intenciones de hombre pero tuvo que admitir que lucía perfecta.

-Acércate –ordenó, buscando un pergamino que había dejado junto a otros en el suelo-. Mira esto.

El rostro de Bellatrix se iluminó, sin tener nada que ver con el fuego de la chimenea y sus ojos de gruesos parpados no pudieron ocultar la alegría.

Él le mostró un dibujo en el que había estado trabajando por semanas.

-¿Qué es, mi señor? –preguntó ella con curiosidad.

-El símbolo de mi poder. Soy yo venciendo a mis enemigos, soy yo conquistando la muerte.

En tinta verde había dibujado una calavera de cuya boca salía una aterradora lengua de serpiente. A un costado de la página había escrito "Morsmordre"

-Ahora que terminaste tus estudios en Hogwarts, tengo un regalo que hacerte.

-No creo merecer tal honor, mi señor –afirmó ella, aunque no podía ocultar lo ansiosa que estaba.

Voldemort rodeó la mesa y se colocó a su lado.

-Por el contrario, a tu corta edad has demostrado ser una bruja muy talentosa y una pieza indispensable para mi lucha.

-Yo… sólo creo firmemente en la causa –balbuceó ella, sonrojada.

-Exacto, y por eso serás la primera en recibir la marca. Mi marca.

Ella asintió, frenética.

-Será un gran honor, la portaré por siempre y lucharé por lo que significa, sin importar…

Voldemort alzó la mano y la hizo callar.

-Dame tu brazo izquierdo.

-¿Mi señor?

-Tu brazo, vamos.

Ella extendió con cautela, él se lo tomó con fuerza y volteó el pálido antebrazo de la bruja. Apoyó la punta de su varita y marcó a fuego su blanca piel para siempre.

Bellatrix contuvo cualquier exclamación de dolor, haciendo acopio de toda su fuerza y demostrando su valor. En todo momento mantuvo sus ojos negros clavados en los rojizos del mago.

-Vuelve a la fiesta, Bella, y se discreta. Pronto será el momento de otros para recibir su marca, pero por ahora mantelo en privado –dijo Voldemort, volteando de cara a la chimenea, su rostro ceroso reflejó las llamas con un resplandor nacarado-. Dile al lobo que suba.

La comunidad de hombres lobo se había mudado a Inglaterra y eran liderados por Fenrir Greyback y su joven hijo y tocayo, él pequeño no era licántropo aún, pero ansiaba el día que su padre lo convirtiera. Si bien su sangre contaminada no les permitía ser Mortífagos, ambos estaban muy comprometidos con la causa y aportaban una cuota de ferocidad y terror que oprimía los corazones de sus enemigos.

-¿Señor? –preguntó una voz rasposa.

-Pasa.

Fenrir era más joven que Voldemort, pero su cuerpo estaba destruido y aparentaba muchos años más. Su rostro, desfigurado por cicatrices mal curadas y su pelo raído y entrecano, distaban muchísimo del joven lozano que había conocido en el bosque, en New Forest. Si bien sus ojos aún destilaban ferocidad y su cuerpo ágil de voz grave mantenía a todos los de su raza controlada, pronto llegaría el momento de pasar la antorcha.

-¿Y bien? –preguntó Voldemort, sentándose en su sillón.

-Está todo listo, esperamos su permiso para actuar –Fenrir cojeó hasta llegar al lado del fuego-. Necesito calentarme, afuera hace un frío de muerte.

-Lamento informarte que partirás de inmediato.

Fenrir lanzó un gruñido, molesto.

-Voy a desatar todo mi poder y salir a campo abierto –comenzó Voldemort, mirando un punto fijo en el techo.

Solía tener la mirada perdida y los demás no sabían a ciencia cierta si hablaba con ellos, consigo mismo o ambas.

-¡Qué bueno oírlo! Mi manada está ansiosa por probar sangre fresca.

-Ahora, el mundo entero sabrá que Lord Voldmeort no bromeaba, voy a atacarlos con todo. Lo que creían saber sobre magos tenebrosos les parecerá un juego de niños comparado con las cosas que les tengo preparada y los muggles… bueno, ellos sufrirán.

Fenrir se agachó a su lado.

-Todos sus seguidores estaremos allí para apoyarlo y hacer cumplir sus órdenes, mi señor.

Voldemort clavó sus ojos en los del lobo. Parecía que estaba por consumirlo con la mirada, pero al cabo de unos segundos desvió la vista y sonrió complacido.

-Sé que cuento con tu fidelidad, Fenrir, y serás gratamente recompensado por ella.

Él se levantó con dificultada y agregó:

-Mañana mi hijo será convertido y pondrá su nuevo y verdadero ser bajo su servicio.

-No esperaría otra cosa –afirmó Voldemort y le indicó que se retirara con un gesto de la mano.

-Mi señor.

Voldemort volvió a quedarse solo y cada vez sentía más como todo iba encajando. Las piezas se unían, el rompecabezas se armaba y no había nada que pudiera detener el proceso. Él era omnipotente, su poder no conocía límites y, sobre todo, había derrotado a la muerte.

Había pasado de ser un niño huérfano, que se sabía especial, pero no comprendía el origen de sus poderes o por qué podía hacer cosas extrañas a terminar siendo uno de los mejores alumnos que Hogwarts vería pasar por sus corredores y estudiar en sus aulas. Todos se habían decepcionado al ver al increíble Tom Riddle terminar trabajado en Burgin y Burke's pero eran cortos de mente no entendían los beneficios que traía esa posición, no era un mero dependiente de tienda, sino que había llegado a ver y tocar tesoros mágicos que quizás nadie volvería a ver, como la copa de Helga HUfflepuff.

Siempre supo que estaba destinado a la grandeza y cuando descubrió que por sus venas corría la misma sangre que la de Salazar Slitheryn, todo estaba dicho, no importaba que su padre haya sido un sucio muggle, porque él borró esos rastros y lo único que importaba era la pureza del fundador de Hogwarts, no había lugar para otro progenitor.

Y luego estaban todas las cosas increíbles que había vivido y aprendido mientras recorría Europa y sentaba las bases para su presente magnífico y poderoso.

Había logrado dividir su alma y convertirse en un mago inmortal, un hito en la magia ya que nadie logró tal cosa y pasarían años, quizás siglos hasta que alguien se anime a obrar igual.

Lord Voldemort había sido un pionero y su nombre resonaría eternamente, al igual que su obra. Cambiaría la cara de la comunidad mágica y del mundo para siempre.

Voldemort se sentía listo, todos verían de lo que era capaz. Abrió la ventana de golpe, haciendo ondular las pesadas cortinas y su túnica negra se arremolinó detrás, una mano blanca de larguísimos dedos apuntó la varita al cielo. Justo en el momento que todos gritaban por el año nuevo, él exclamó:

-¡Morsmordre!

Una calavera enorme se proyectó en el cielo iluminándolo con su resplandor verdoso y opacando los festivos fuegos artificiales.

La guerra empezaba.

Capítulo 19



Voldemort, lentamente, había penetrado en ciertos círculos sociales de Inglaterra y su nombre ya se conocía, atado a una fuerte reputación y a un gran halo de misterio. Contaba con poder, reputación y un gran número de seguidores que acataban sus órdenes sin quejas y no cuestionaban su palabra.

Muchos querían salir a la luz, actuar de frente, pero Voldemort los frenaba. Aún no era el momento preciso, todavía quedaban cabos sueltos, cosas por arreglar y detalles que retocar, si no lo hacían bien todo lo que había construido se desmoronaría fácilmente y recuperar los años de esfuerzos y discursos sería una tarea ardua. Estaba seguro que llegado el momento podría atacar con certeza y precisión, sorprendiendo a su enemigo y derrumbándolo desde sus cimientos.

Una de esas bases fundamentales era Hogwarts, el castillo resultaba un bastión de esperanza y fortaleza para los que se oponían a su plan de exterminio y regulación.

Por eso Voldemort había concretado una cita con Albus Dumbledore, flamante director de la institución.

Se reunió en la mugrosa pero oportuna taberna "Cabeza de puerco" con sus más fieles seguidores y esperó hasta que cayera la noche. Con tanto a su favor, no entendía porque sentía unos nervios insipientes que aumentaron al entrar en la circular oficina del director de Hogwarts.

-Adelante -Dumbledore levantó la vista de sus papeles y no pareció inmutarse ante el aspecto de su antiguo alumno, quien ya no era el atractivo Tom Riddle. Ahora era como si sus facciones hubieran sido quemadas y borradas; parecían de cera y desfiguradas, y los ojos tenían una permanente mirada sangrienta.

-Buenas noches, Tom ¿Te sentarás?

-Gracias -dijo Voldemort, y tomó el asiento que Dumbledore le había indicado-. Escuché que se había convertido en el director, una loable elección.

-Estoy contento de que lo apruebes -comentó Dumbledore, sonriendo-. ¿Puedo ofrecerte una bebida?

-Si, he recorrido un largo camino.

Dumbledore se puso de pie y se dirigió a un estante que estaba lleno de botellas. Habiendo entregado una copa de vino a Voldemort y servido una para él, regresó al asiento detrás del escritorio.

-Así que, Tom... ¿A que debo el placer?

Voldemort no contestó de inmediato, dio un pequeño sorbo a su vino.

-Ya no me llaman Tom, ahora soy conocido como...

-Se como te llaman -dijo Dumbledore, sonriendo.- Pero para mi, me temo que siempre serás Tom Riddle. Es una de las cosas que molestan de los viejos maestros, creo que nunca olvidan los comienzos de sus alumnos.

Alzó su copa como brindando por Voldemort, cuya expresión no cambió, aunque por dentro estaba molesto por el hecho de que Dumbledore no quisiera llamarlo por su nuevo nombre.

Era rehusarse a permitir que él escogiera los términos de la reunión.

-Me sorprende que haya permanecido aquí por tanto tiempo –comentó Voldemort después de una pequeña pausa-. Siempre me pregunté por qué un mago como usted nunca quiso abandonar la escuela.

-Bueno -respondió Dumbledore, aun sonriendo-. Para un mago como yo, no puede haber nada más importante que la enseñanza de viejas habilidades, ayudar a afilar las mentes jóvenes. Si recuerdo bien, alguna vez estuviste atraído por enseñar también.

-Aun me interesa. Me preguntaba por que usted... a quien le ha pedido consejo el ministerio tan seguido, y a quien le han ofrecido dos veces el puesto de Ministro, creo...

-Tres veces en la última cuenta, de hecho, pero el Ministerio nunca me atrajo como carrera. De nuevo, algo que tenemos en común, supongo.

Voldemort inclino la cabeza, sin sonreír, y tomó otro sorbo de vino. Dumbledore no rompió el silencio entre ellos, esperó, cortésmente, a que Voldemort hablara primero.

-He regresado -dijo, después de un momento-. Más tarde lo que el profesor Dippet esperaba, pero he regresado a solicitar que me permita volver a este castillo, a enseñar. Creo que debe saber todo lo que he visto y hecho desde que dejé este lugar. Puedo mostrarles a sus estudiantes cosas que no podrían obtener de ningún otro mago.

Dumbledore pensó un poco acerca de Voldemort mirando su propia copa por un tiempo antes de hablar.

-Si, se bien lo que has hecho y visto desde que nos dejaste. Rumores de tus obras han alcanzado tu vieja escuela, Tom. Me daría pena creer la mitad de ellos.

La expresión de Voldemort no cambió mientras dijo:

-La grandeza inspira envidia, la envidia engendra rencor, el rencor produce mentiras. Usted debe saber eso, Dumbledore.

-¿Llamas grandeza lo que has estado haciendo? -preguntó Dumbledore, delicadamente.

-En efecto -afirmó Voldemort, y sus ojos parecían de un rojo ardiente. He experimentado, he forzado los límites de la magia mas allá de lo que han sido forzados.

-De algunos tipos de magia -lo corrigió Dumbledore-. De algunos. De otros, tu permaneces, discúlpame... desastrosamente ignorante.

Voldemort sonrió por primera vez. Tenía una mirada maliciosa, que parecía más una mirada de furia.

-El viejo argumento, pero nada de lo que he visto en el mundo ha respaldado sus ideas de que el amor es más poderoso que mi magia, Dumbledore.

-Quizá has estado buscando en los lugares equivocados.

-Bien, entonces, ¿qué mejor lugar para comenzar mi nueva búsqueda que aquí, en Hogwarts? ¿Dejará que regrese? ¿Me dejará compartir mis conocimientos con sus estudiantes? Pongo mi persona a su servicio. Estoy a sus órdenes.

Dumbledore levanto las cejas.

-¿Y que seria de aquellos a los que tu ordenas? ¿Que pasará con aquellos que se llaman a si mismos, o así dice el rumor, los Mortifagos?

-Mis amigos -dijo, después de una pausa-. Seguirán conmigo, estoy seguro –estaba cada vez más furioso y que Dumbledore supiera tanto a cerca de sus seguidores fue la gota que faltaba.

-Me agrada saber que los consideras amigos. Tenía la impresión de que eran más tus sirvientes.

-Está equivocado.

-Entonces, si yo fuera a Cabeza de puerco esta noche, no encontraría un grupo de ellos, Nott, Rosier, Muldber, Dolohov ¿esperando tu regreso? Fieles estos amigos en realidad, para viajar tan lejos contigo en una noche nevada, solo para desearte suerte mientras intentas conseguir un puesto de maestro.

-Sabe de todo, como siempre, Dumbledore –comentó Voldemort con el rostro tieso.

-Oh, no, es que ser amigo del cantinero local tiene sus beneficios. Bien, Tom... -Dumbledore hizo a un lado su copa vacía, se reclino en el sillón, juntando la punta de sus dedos-. Hablemos francamente. ¿Por que has venido aquí esta noche, rodeado de secuaces, a pedir un trabajo que ambos sabemos no deseas?

- ¿Un trabajo que no deseo? Al Contrario lo deseo mucho.

-Oh, quieres volver a Hogwarts, pero no quiere enseñar nada más de lo que querías enseñar cuando tenías 18. ¿Que es lo que buscas, Tom? ¿Por qué no tratar una solicitud directa por una vez?

–Si no quiere darme el trabajo... –empezó, mirándolo con desprecio.

-Por supuesto que no, y no creo que por un momento hayas pensado que lo haría. Aun así, viniste aquí, preguntaste, debiste tener un propósito.

Voldemort se puso de pie. Dejó de parecerse a Tom Riddle más que nunca, incluso sus facciones se movían de rabia.

-¿Esta es su ultima palabra?

-Lo es -dijo Dumbledore, también levantándose.

-Entonces no tenemos nada más que decirnos.

-No, Nada -admitió Dumbledore y una gran tristeza invadió su rostro-. Ha pasado mucho tiempo desde que podía atemorizarte con un ropero en llamas y forzarte a reparar tus crímenes. Pero desearía poder, Tom... desearía poder...

Voldemort dio media vuelta y se marchó cerrando de un portazo.

Las ganas de destruir algo, inmediatamente, las descargó contra una antigua gárgola del tercer piso. Por algún motivo sus pies lo guiaban desconectados de su cabeza, que iba a mil por hora variando de pensamientos asesinos a un plan de venganza contra aquel viejo barbudo.

A dónde iba lo entendió a los diez minutos de vagar por el castillo en penumbras. Todos dormían después de disfrutar su cena y sufrir un agotador día de clases, incluso los fantasmas parecía haber desaparecido.

Sintió un poco de nostalgia al volver a caminar por esos pasillos que tan bien conocía y que habían cobijado sus andanzas. En su época él había sido el dueño del castillo, conocía todos sus secretos y podía decir que el edificio guardaba todos los suyos, eran cómplices de aventuras y pensamientos.

Dumbledore no le permitiría quedarse en el colegio pero él permanecería omnipresente allí. Dejaría algo dentro de Hogwarts para que el castillo le pertenezca para siempre.

Seguro de que estaba sólo, llamó a la sala de los Menesteres, aquella mágica habitación que Viene y Va, apareciendo ante los que reclaman su presencia o necesitan ayuda del castillo. Un lugar que se presentaba ante los que sabían mirar más allá y estaban atentos a todo lo que ofrece Hogwarts.

Una vez dentro de la habitación, vio como lo rodeaban altas pilas de objetos abandonados. Las telas de araña cubrían los bártulos simulando un manto plateado y el polvo en suspensión flotaba por doquier. Él pidió un lugar seguro para guardar algo especial y se le presentó esa mini ciudad compuesta por edificios de sillas, calles alfombradas y luces reflejadas en fragmentos de espejos.

Se movió por los pequeños pasillos creados para adentrarse en ese laberinto de recuerdos olvidados. Parecía inestable y a punto de derrumbarse sobre su cabeza, pero siguió y siguió, internándose en las oscuras profundidades.

Se topó con un armario evanescente, lo reconoció por haber visto uno en Burgin y Burke´s, aquella tienda en la que solía trabajar, al lado había una mesa con un busto horrible de un viejo mago y un montón de terciopelo verdoso.

Contento con su decisión invocó la diadema de Ravenclaw y la depositó sobre el terciopelo, oculta de la vista de cualquiera. Nadie llegaría a encontrarla porque entre tamaña cantidad de objetos pasaría desapercibida, además de que estaba el hecho de que pocos serían capaces de encontrar la sala de los Menesteres.

Allí, en las entrañas del único lugar que había llamado hogar, dejó un pedacito de su alma y un ancla a la inmortalidad. Hogwarts lo seguiría protegiendo y cobijando como había hecho hacía muchos años.

*El dialogo entre Voldemort y Dumbledore es una re-versión de aquel escrito por J.K. Rowling para Harry Potter y el Príncipe Mestizo, capítulo 20.

Home

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Blog registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 29-08-1958-50