11 abr. 2014

Entrevista a Germán Maretto

German Maretto fue mi profesor en el taller de escritura creativa que tomé durante varios años.

No sólo dicta clases, sino que es escritor y tiene dos novelas terminadas, aparte de haber sido premiado en diversos concursos internacionales y de escribir poesía, reseñas y cuentos. 

Con pasión e inteligencia organiza todas las semanas estos espacios donde permite a otros expresarse y los guía en la compleja senda de la escritura. 

Taller Literario http://www.es-cribir.com.ar/


CHB.: Hola German, ¿Por qué empezaste a escribir? ¿Qué te motivo a poner por escrito tus ideas?

¡Porque me enseñaron! Luego, hay una necesidad que te obliga, a veces moralmente, otras fisiológicamente a escribir y a seguir escribiendo. Creo que lo segundo es lo más importante: seguir escribiendo, eligiendo la tarea creadora por sobre otras que sería más sencillo de ejecutar, por ejemplo, jugar un videojuego, leer un libro o mirar una película.
Lo primero que escribí, me acuerdo, fue un poema a mi vieja. Tenía unos 8 años.


CHB.: ¿Estudiaste alguna carrera relacionada con la escritura? Antes de ser profesor de talleres de escritura ¿fuiste alumno?

Estudié una carrera que, en un momento, creí que poco se relacionaba con la escritura: marketing. Cosas de chico. Ahora no es que me arrepienta de la carrera que estudié, sino por el contrario, la revalido. Me fue mucho más útil que haber estudiado Letras. Mientras estudiaba esa carrera, hacía talleres. Aquí en Córdoba hice dos y uno en New York.


CHB.: Una de tus novelas, Rex Deus, tiene un tema muy controversial: la religión católica ¿Cómo surgió la idea de escribir sobre ello? ¿Te gusta tratar temas que generan polémica?

Sí, me encanta la polémica. Diría que es uno de los terrenos donde más florece la pasión. No sé si algún día podría escribir de algo que no fuera controversial ya que siempre estoy atento a la división en bandos de ideas. Rex Deus surgió de un enojo y a la vez de un desafío. En realidad estaba escribiendo sobre Hipólito Buchardo pero, a mitad de libro, alguien sacó una novela sobre él. Ensayé escribir sobre la relación de él con el Priorato de Sión y salió el Código Da Vinci. «Ok, ¿me buscaron?, me encontraron. Voy a escribir todo lo que sé (creo) sobre Jesús.


CHB.: ¿Cómo es tu rutina para escribir? ¿Tenés alguna técnica?

Creo que la única técnica que me funciona es sentarme, enfocarme, desconectarme de todo y no levantarme hasta que haya escrito al menos un párrafo (antes era más exigente).



CHB.: ¿La ciencia ficción y la tecnología forman parte importante en tu carrera? ¿Qué géneros disfrutas escribiendo?

Sí, por decisión, donde más energía pongo a la hora de escribir una novela es en la religión, la tecnología, la política y la economía. Creo que son los cuatro pilares en los que se sustenta gran parte de la Historia y la ciencia ficción es la que más me obliga a imaginarme «como sería el mundo si…»



CHB.: En la Serpiente y el León, tu otra novela ¿Tuviste que investigar mucho sobre tecnología? ¿Cómo surgió esta historia?

Para esta novela usé mucho del material que no pude usar en la primera, además por ser éste una novela más centrada en un hoy real, por un lado y en un mundo indeterminado, por el otro, pude desprenderme del rigor histórico que comandó Rex Deus. Igualmente tuve el placer de tener que investigar y asombrarme con lo que fui encontrando en el camino.


CHB.: ¿Cómo crea a sus personajes? ¿Planifica mucho antes de escribir?

Sí, siempre hay cierta planificación aunque, a decir verdad, pincelo unas primeras facetas de los personajes que van a ir sí o sí para luego agregarle matices que los hagan interesantes y otros personajes que voy creando conforme la historia avanza.


CHB.: ¿Por qué decidiste empezar a dictar talleres de escritura creativa? ¿Cómo surgió la idea?

Comencé a dictar talleres guiado por varias razones. La primera fue la necesidad interna de contar lo que uno va encontrando en el camino. La segunda, ayudar a las personas a encontrar en la escritura un momento placentero. La tercera, una especie de revancha que otros aprovecharían: dar el taller que a mí me hubiera gustado que me dieran.

CHB.: ¿Por qué pensás que las personas asisten a tus talleres? ¿Para perfeccionarse? ¿Para poder comunicarse y expresar sus ideas?

Vos lo dijiste. Principalmente por esas dos necesidades. También para vincularse con otra gente que escribe y por algo también importante: hacer una catarsis, tener un momento de recreación y desafío intelectual.
 

CHB.: A la hora de escribir ¿Qué dificultades suelen presentarse?

Diría que la principal dificultad es uno mismo: auto boicots, inconformismos, inseguridades. Internet y sus derivados: Twitter, Facebook, email, etc., son otros distractores que complejizan la tarea de concentrarnos.


CHB.: Cuando terminas una novela o cuento ¿Cómo la corregís? ¿Recurrís a un corrector de estilo?

Cuando termino un texto, lo primero que hago es corregirlo yo mismo hasta quedar conforme. Luego se lo muestro a mis «lectores de confianza», personas que no se quedan en un simple «qué lindo» sino que son bastante objetivas, dentro de lo que se puede.


CHB.: ¿Qué autores han marcado tu carrera? ¿Qué libros disfrutas leer una y otra vez?

Ufff, me es muy difícil determinar qué autor me ha marcado. Creo que esas marcas se borran con el tiempo. Me acuerdo (y sé que muchos quedan afuera) de Auster, Baudelaire, Borges, Dan Brown, Cortázar, Borges, Ecco, Alammedine.
En cuanto a los libros que releo… suelo no releer nada que sea de ficción sencillamente porque ya me sé la historia. Suelo releer, eso sí, los libros más técnicos.

CHB.: ¿Qué series de televisión o películas te gustan? ¿Tienen alguna influencia en tus escritos?

Y, como toda narrativa, la serie siempre termina aportando algo al capital narrativo que todos llevamos dentro. Series que me gustan (y no las vuelvo a ver, lo mismo que con los libros), son: Breaking Bad, Battlestar Galactica, Game of Thrones, House of Cards y una decena más que seguramente recordaré cuando te envíe esto por correo.

CHB.: ¿Recurrís a herramientas como Twitter o Facebook para escribir y difundir? ¿Qué ventajas tienen los medios electrónicos?

Sí, Facebook y Twitter, bien manejados son buenas herramientas, tanto de comunicación de lo propio como de fuente de contenidos. Te enterás de cosas asombrosas. Incluso la interacción misma de sus usuarios suele servir de pulso psicosocial a la hora de construir un personaje.


CHB.: Has sido finalista y galardonado en diversos concursos internacionales ¿Qué significaron para tu carrera?

Bueno, te dejan una sensación dulce, la del trabajo bien hecho un: «dale, que vas bien». Pero también te suben la marca a la hora de dar el próximo salto.


CHB.: ¿Pensás que es muy difícil ser escuchado por las editoriales? ¿Cómo ves el panorama editorial de Córdoba?

Hoy es extremadamente difícil ser escuchado por las editoriales, tanto en Córdoba como en los polos editoriales más importantes del mundo: New York, Barcelona, México, Buenos Aires. En Córdoba, el panorama editorial no es muy distinto. Las editoriales hoy están haciendo lo que se puede para tenerse en pie, ya que con Internet está cambiando mucho la distribución de contenidos. Nunca ha sido tan fácil como hoy publicar, hacer público un texto. Basta con tener un blog o, más no sea un perfil de Facebook para que la gente tenga acceso a tu producción.

CHB.: También escribís poesía ¿Cómo encarás un proyecto tan distinto al de una novela o cuento?

Bueno, la poesía, en mi caso, es tomada como un acto de autoconocimiento y expresión, así como un entrenamiento en belleza literaria. En la poesía, para mí, se persigue principalmente el goce estético por la palabra. En la narrativa, no se persigue tanto ese goce como el que surge del desarrollo de una historia.

CHB.: En tu faceta de escritor ¿Qué es lo más satisfactorio?

Terminar un texto y sentir que has dejado todo allí, que no podrías haberlo hecho mejor.

CHB.: ¿Estás trabajando en algo que nos puedas adelantar?

Estoy escribiendo algunos cuentos más costumbristas, con tono argento, por un lado, y retocando la trama de la segunda parte de La serpiente y el león.

CHB: Proyectando, ¿Dónde te gustaría estar en cinco años? ¿Qué te gustaría que te pasara a nivel profesional?

Me gustaría tener dos novelas publicadas, mi editorial ya funcionando como quiero, va muy bien, y que al menos uno de quienes asisten al taller tenga publicado su propio libro.

CHB.: De todos tus escritos ¿Cuál recomendarías para empezar a leer?

Ufff. Qué difícil. Creo que le aconsejaría leer, en novela, La serpiente y el león. En cuento, creo que Militia sería un punto de partida.


CHB.: ¿Qué le aconsejarías a alguien que quiere empezar a escribir?

Que escriba todos los días, aunque sea un párrafo. Que no se limite y que no se censure.



Muchas gracias Germán por tu tiempo.

Lectores, yo les digo, hagan talleres, se aprende mucho. Por experiencia propia, los de Germán, son buenísimos.




No hay comentarios:

Comparte tu opinión, ya que es muy importante y hace que este blog crezca

Home

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Blog registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 29-08-1958-50